jueves, 11 de mayo de 2017

Seis meses

Esta semana saladito ha cumplido seis meses. Hace medio año ya que nació y parece que fue ayer cuando os estaba hablando yo de mis pródromos!! Este último mes ha sido tan caótico que no se muy bien por donde empezar.

Respecto a la alimentación, aunque hemos seguido con lactancia materna a demanda, a lo largo del mes ha ido probando algunas cositas ya que él mismo pedía ya comer. Más de una vez se ha puesto a llorar mientras comemos porque no le dábamos nada. La compota de manzana y los sobres de frutas le chiflan y es un pequeño monstruo de las galletas, se las come visto y no visto y cuando se termina llora desconsolado porque ya no tiene más. El plátano también le ha gustado, se lo come a bocados y oye, que se lanza a por él la criatura. Hoy ha comido su primer puré (patata y zanahoria) y, tras unos pequeños aspavientos, se ha comido más o menos la mitad de lo que había preparado. Hay que decir que antes del puré a tomado su tetita ^_^. De momento parece que va a ser buen comedor, ya veremos qué resulta al final. Ahora mismo está en 8,890kg y 69cm, está usando ropa de 9-12 meses.

Con saladito tenía en mente practicar un BLW un poco más puro que con bollito, pero como estoy trabajando y es la abuela quien se encarga de la comida, vamos a tener que recurrir a purés, porque tan chiquitín la abuela no se atreve, es de la vieja escuela y bueno, ya sabemos como es… Lo intentaré para las cenas, a ver que resulta y ya os contaré.

En cuanto al desarrollo psicomotor, ya es capaz de mantenerse sentado con bastante estabilidad, aunque (mira que me da rabia) cuando está tumbado no se gira de ninguna de las maneras, a mis hornadas eso de hacer la croqueta creo que no les va mucho. Eso sí, desde la posición de sentado ya va haciendo intentos de llegar a las cosas y se tira en plancha. Supongo que será entrenamiento para el futuro gateo. Ya se pasa objetos de una mano a otra con mucha soltura y tiene muchísima fuerza, no es fácil quitarle algo que tenga en las manos. Sé que el descubrirse los pies es un hito importante, pero a mis hornadas no parece llamarles demasiado la atención. No obstante, saladito si que se los toquetea más que bollito, pero no es el típico bebé que se los agarra continuamente y se los lleva a la boca. Si se encuentra con uno de ellos sí que se tira del calcetín o de los dedos, pero no presta más atención.

El sueño es lo que más ha trastocado en este último mes. Las siestas diurnas son caóticas, no tiene un patrón definido. Tan pronto duerme mucho por la mañana, como que duerme mucho por la tarde, como que hace varias siestas en el día pero muy cortas… Me tiene loca, porque no sé a qué atenerme, no sé como organizarme. Por otro lado, las noches, aunque siguen siendo buenas (siempre respecto a bollito), ya prácticamente no me regala noches de un despertar U_U. Ya el fijo son dos despertares y hay noches que hasta tres, espero que esto se pase pronto y vuelva mi dormilón. Eso sí, no he tenido noches malas de verdad desde que nació, alguna un poco más movidita, pero no ha habido ningún desvelo, así que habrá que perdonarle esto (seguramente está motivado por el cambio del trabajo).

También en este último mes le han salido los dos incisivos de abajo y tiene ya marcados los superiores, no tardarán en aparecer. Sigue tomando la ranitidina para el reflujo. Estuve unos días sin dársela porque parecía que ya no se quejaba, pero tras una semana sin tomarla comenzó a tener molestias, así que hemos vuelto a ello. Sigue siendo un bebé simpatiquísimo, que se ríe muchísimo y muy cariñoso, le encanta tocar la cara de quien se acerque a él. Le encanta tener a su hermana cerca y se parte de risa con ella. Y bueno, qué voy a decir yo, es guapísimo y está para comérselo!