jueves, 17 de octubre de 2013

Sangrado de implantación

Hoy voy a hablar de mi experiencia con el “sangrado de implantación”, ese ligero sangrado que se produce en el momento de la implantación y que no en todos los embarazos aparece. Una mujer que en uno de sus embarazos lo presenta, en el siguiente puede no tenerlo y viceversa. Y no os voy a soltar más rollo porque para eso hay algunas páginas maravillosas en las que lo explican a la perfección.

Pues bien, esto es lo que me ha sucedido a mí. Cuando mis dos angelitos se implantaron estuve manchando como unos 4-5 días, no llegaba a manchar la ropa interior, sólo lo veía al limpiarme en el baño. Claro, el día que apareció yo ya me desilusioné, pensé que era de nuevo la regla, ya que desde que iniciamos la búsqueda mis ciclos se volvieron aún más regulares y siempre, un día o día y medio antes de que me bajara, empezaba a manchar marroncillo. Esa noche, como ya di por supuesto que me iba a bajar la regla, pues me tomé unas cuantas copillas, ya sabéis, por eso de ahogar las penas... Pero los días pasaron, la regla no bajaba y el manchado cada vez era más tenue. Claro, eso despertó mis alarmas y el quinto día fui como alma que lleva al diablo a la farmacia a por un test. Estuve toooda la tarde reteniendo la orina y cuando llegué a casa descargué todo en el test y nuestro ansiado positivo no tardó en salir. Aunque la alegría durara sólo hasta las 12 semanas...

Sin embargo, cuando “bollito” se ha implantado lo ha hecho sin dejar huella. Esta vez la única sospecha de embarazo era “haber aprovechado los días de carita sonriente”. Sí, ningún síntoma, ningún sangrado, nada... Bueno, creo que tenía la misma sensación extraña en el cuerpo que la primera vez, pero no sé explicar qué era. Simplemente me sentía rara y como después del aborto los ciclos se me quedaron algo locos, cuando mi cabeza no aguantó más a mi rareza, me hice el test que os enseñé la semana pasada.

Yo este mes no esperaba el positivo, de hecho me hice el test con la intención de ir a mi médico a comentarle lo irregular de mis ciclos a raíz de la pérdida. Y no lo esperaba porque no había tenido el sangrado de implantación como la primera vez. Dicen que las comparaciones son odiosas pero no sé... puede que no encontrarme con los mismos síntomas que la primera vez sea la señal de que éste si es nuestro momento de ser padres, puede que sea la señal de que pronto nos comeremos a besos a nuestro “bollito”.

2 comentarios:

  1. Hola! He conocido tu blog a través del de Xiana (desesperaquienespera). Lo primero de todo, enhorabuena! Ya verás como todo va genial, intenta transmitirle toda tu esperanza y tranquilidad a tu bollito, porque eso es lo mejor que puedes darle ahora mismo. Yo estoy también embarazada, ya de 20 semanas, y aún sigo un poco asustada por si algo no va bien, ya que ha sido un embarazo muy inesperado y detectado muuuy tarde (me enteré a las 14 semanas casi!). Disfruta todo lo que puedas y mima a tu peque como se merece! Luli

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Luli! Por esperanza que no falte, pero lo que es la tranquilidad..... Es difícil después de una experiencia así.Estas van a ser las 12 semanas más largas de mi vida!! Y bueno, enhorabuena para ti también! 20 semanitas ya! Yo lo veo tan lejos.... Ya verás como todo sale genial, mucho ánimo!!

    ResponderEliminar

Por favor, no dejes de comentar en el blog, es lo que le mantiene vivo!!